La Conferencia de Bonn por el Cambio Climático responde al llamado de ambición y urgencia frente a la acción climática

A medio camino de un año en el que la urgencia por acelerar la acción climática global se vuelve cada vez más evidente, las partes se reunirán entre el 17 y el 27 de junio en la sede de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés), ubicadas en Bonn, para progresar en diferentes temáticas en torno a dicha negociación.

Siguiendo el éxito que tuvieron las negociaciones de Cop24 en Polonia en diciembre de 2018, donde se definió el programa de trabajo del Acuerdo de Paris, se han definido diferentes lineamientos para hacer de este acuerdo algo operativo y se han abierto puertas para su implementación, además de fijar nuevas ambiciones en torno a la acción climática global.

Como reacción a los diferentes impactos que está teniendo el cambio climático en nuestro planeta, los que se han hecho más y más evidentes a lo largo de este 2019 – desde mortíferas tormentas en África y una ola de calor que se desarrolla en Asia-, la Secretaria Ejecutiva de la UNFCCC, Patricia Espinosa, advirtió que se debe sacar provecho de esta sesión en Bonn para optimizar los lineamientos que tendrán los elementos del Acuerdo de París y trabajar en pos de acelerar de manera significativa el trabajo de la acción climática.

El Acuerdo de Paris y el reciente informe especial que elaboró ONU Intergubernamental en torno al cambio climático, refuerzan la urgencia de limitar el promedio del alza en la temperatura hacia 1.5C. Pero no estamos encaminados, estamos lejos de eso. Según recientes estimaciones, los planes existentes de acción climática duplicarán este objetivo. Si no aumentamos significativamente la ambición, esto tendrá graves consecuencias para la humanidad ”, dijo.

“Alcanzar la carbono-neutralidad hacia 2050 y estabilizar la temperatura promedio global en 1.5 grados Celsius, es posible. Pero requiere de transformaciones profundas en políticas y medidas”, agregó. “Este trabajo no puede esperar. Se nos acabó el tiempo. Esta negociación es una oportunidad para progresar en este año, que es clave y extremadamente importante”.

La Conferencia de Bonn por Cambió Climático (SB50) desplegará un amplio rango de eventos, reuniones y sesiones de negociación que sentarán las bases para elevar la ambición de adaptación, acelerar los esfuerzos y la resiliencia y asegurar que la política climática se construya en una fundación sólida apoyada por el mejor conocimiento científico.

Pese al avance que hubo en 2018, todavía hay algunas temáticas críticas en torno a la implementación del Acuerdo de Paris que no se han resuelto. Estas van ligadas al Artículo 6 del Acuerdo de París, las que ayudarían a los países a cumplir con una parte de sus objetivos nacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante el uso de los llamados «mecanismos de mercado».

Esto impediría a que empresas y otros actores participen en la acción de reducir las emisiones globales, además de contribuir al desarrollo sustentable y la erradicación de la pobreza.

“Les pido a los gobiernos que usen esta oportunidad para encontrar soluciones, permitiendo que reglas estrictas en torno al mercado del carbón logren tomar forma”, dijo Espinosa.

La Conferencia de Bonn por Cambió Climático (SB50) es parte de una serie de reuniones que se desarrollarán a lo largo del año para progresar en la agenda climática en miras a 2030.

Esto incluye el Sustainable Development Goal (SDG13) que se desarrollará en julio, las semanas regionales de cambio climático que tendrán lugar en América Latina junto al Caribe y en Asía durante agosto y septiembre respectivamente, La Conferencia de Cambio Climático de la Secretaría General ONU el 23 de septiembre y la Conferencia ONU por Cambio Climático COP25 que se desarrolla en Chile en diciembre.

Compartir