Chile avanza hacia la carbono-neutralidad y anuncia plan de cierre de todas las centrales energéticas a carbón

El Presidente Sebastián Piñera presentó el plan de cierre de centrales de energía a carbón para reducir las emisiones de efecto invernadero y potenciar la generación de energías renovables.

Junto a las ministras de Energía, Susana Jiménez, y de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, y en un programa acordado con las empresas Engie, CGE, Aes Gener y Colbún, se estableció un plazo de cinco años para concretar el cierre de ocho centrales, que representan un 19% de la capacidad instalada de plantas a carbón. Cuatro de estas centrales, con una capacidad de 1.047 MW, están ubicadas en Tocopilla, dos en Puchuncaví, una en Iquique y una en Coronel.

Además, se establece el compromiso de conformar mesas de trabajo cada cinco años que permitan establecer nuevos cronogramas de cierre, con miras a un retiro total del parque de centrales a carbón hacia 2040 y aspirando a ser carbono neutral para 2050.

“Estamos enfrentando con estas medidas una de las principales fuentes emisoras de gases de efecto invernadero”, dijo el Jefe de Estado en una ceremonia en el Parque Bicentenario de Cerrillos, donde se realizará la cumbre del cambio climático COP25 en diciembre. Con la descarbonización, Chile se posiciona como pionero en el cumplimiento de metas internacionales de reducción de emisiones y adopción de tecnologías limpias, compromisos pactados en el Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático.

Actualmente, el Sistema Eléctrico Nacional cuenta con 28 centrales termoeléctricas a carbón, con 18 años promedio de operación, las que emiten el 26% total de gases de efecto invernadero y aportan casi el 40% del total de la generación eléctrica del país.

Las energías renovables pasaron del 32,8% de la matriz energética en 2013 al 45,5% en 2018. La generación solar aumentó más de 750 veces entre 2013 y 2018, mientras que la eólica se multiplicó por siete.

Compartir